Gracias!
alcala
benavente
EleRoos
SFerHen
Torrejon
Parador
Becerril
Moralzarzal
cuellar
manzanares
guadarrama
expocon

El día en que Fernando Marías convirtió nuestra tertulia en Argo en un recorrido literario apasionante

Hay ocasiones que transforman el sentido de escribir una reseña en el placer de disfrutar del recuerdo de lo vivido. Fernando Marías tuvo el detalle de regalar a los tertulianos de la Asociación de Escritores de Madrid dos horas de charla-coloquio de una belleza e interés sublimes.

tertulia-con-fernando-marias-club-argo-asociacion-escritores-1

tertulia-con-fernando-marias-club-argo-asociacion-escritores-5Fue muy agradable para todos los presentes su cercanía y el lujo expresivo que adornó su facilidad de palabra. Hizo que nos adentrásemos  en el mundo de los guiones cinematográficos, en sus recuerdos de la ciudad de Madrid en su juventud, los primeros pasos en busca del marco ideal para su talento, el éxito encontrado con su primera novela, La luz prodigiosa, que cumple sus bodas de plata en la actualidad, llevada a la gran pantalla por méritos propios. Conocer en su propia voz, siempre con una sinceridad y honestidad pocas veces vista en autores consagrados, las anécdotas y acontecimientos tras un premio tan importante como el Nadal, recibido en el año 2001 por su obra, El niño de los coroneles.

Pudimos percibir la sensación de  que Fernando Marías se sentía cómodo entre nosotros;  quizá le gustaba reconocer en nuestros semblantes ávidos  de aprendizaje aquel muchacho joven que llegó a la capital para cumplir el sueño de alcanzar el éxito en la industria cinematográfica. Y respondió a nuestras preguntas con entusiasmo, cariño y buena disposición.

Convirtió una tarde otoñal lluviosa, en la semipenumbra de la biblioteca del Club privado Argo, en un derroche luminoso de buenas ideas transmitidas con sabiduría y experiencia.

Todo el agradecimiento de la Asociación de Escritores de Madrid a Fernando Marías por haberse ganado un lugar en nuestros corazones.

Vanessa Jiménez Díaz y Luis María Compés Rebato

Compártelo!