Gracias!

alcala
benavente
EleRoos
SFerHen
Torrejon
Parador
Becerril
Moralzarzal
cuellar
manzanares
guadarrama
expocon

José C. Peña Gª del Pozo

José Carlos Peña García del Pozo

img_0350

Nací en 1.959 en Manzanares, un lugar de La Mancha del que me acuerdo todos los días. Siendo todavía un crío mi abuelo Juan Antonio me inculcó la afición a la lectura, y luego, con los años, yo solito adquirí el vicio de escribir.

 

Lo que más me gusta es escuchar, leer, inventar y escribir historias. Quizá solo sea una manera de habitar otros mundos y otras vidas, evadiéndome de paso de una realidad que a menudo resulta demasiado prosaica; o un burdo subterfugio para sortear la fatalidad, ¿quién sabe? En cualquier caso carece de importancia.

Lo cierto es que siempre he sido muy cuentista y novelero y así, practicando todos los días, he llegado a escribir un buen número de cuentos, relatos y varias novelas. También he obtenido algunos premios, o me han seleccionado como finalista en otros; en fin…, no puedo quejarme.

Los cuentos, relatos y algunas novelas cortas, y una selección de todo ello se encuentran disposición de quien lo desee en la página www.josecarlosblog.com

Cubierta recortada JCP 2018 (1)-1

Este año he publicado “El Coto Privado”, una historia que bullía en mi interior desde hace tiempo y pertenece a otro género ─ mitad novela negra, mitad drama rural ─ conflicto familiar incluido, investigación policial, algo de intriga y cierta dosis de malas intenciones.

 

 

 

020

En 2014 publiqué “Kilwa”, una novela a caballo entre el género de aventuras y el relato histórico, mezclando personajes reales con otros de ficción en la costa oriental de África, cuando los portugueses andaban por allí, la civilización suahili estaba en su apogeo y el interior del continente era un mundo desconocido y lleno de misterios.  En esa novela relato unos sucesos poco conocidos, pero estremecedores, que tuvieron lugar a finales del siglo XVI, y de paso quiero contribuir a rescatar la memoria de unas gentes y unos lugares injustamente olvidados.