Gracias!

alcala
benavente
EleRoos
SFerHen
Torrejon
Parador
Becerril
Moralzarzal
cuellar
manzanares
guadarrama
expocon

Chiqui Lorenzo

Chiqui Lorenzo

chiqui-lorenzoEn esta foto tenía veintipico años menos, lo cual quiere decir que ahora soy mucho más vieja, más fea, más gorda y, por supuesto, muchísimo más sabia. También tengo, obviamente, más pasta, y lo que ya no sería tan obvio: más ilusiones y potencia vital, más capacidad de trabajo y más dominio de la profesión.

Nací en el 58 en El Ferrol (el Detroit gallego, le llaman ahora con un poquito de mala baba) y desde el 74 o así llevo aposentada en Madrid, prácticamente sin salir de la Guindalera salvo alguna esporádica visita a las tiendas de manualidades de la Puerta del Sol. Bueno, no es cierto: también he estado en el I Congreso de la Asociación, en Alcalá de Henares, conociendo gente increíble.

A la Asociación estoy vinculada espiritualmente desde el momento de su concepción, ya que Luis Compés, mucho antes de fundarla, era amigo y cliente. Y es que desde finales de los 80 trasteamos el marido y yo en el mundo editorial, antes por cuenta propia y ahora como cooperativa. Treinta y cinco años entre letras dan mucho de sí, de manera que sé corregir, maquetar, preparar finales, pelear con la imprenta y, sobre todo, lo principal que he aprendido es que cada libro es único y merece ser tratado como tal. Hay mucho, muchísimo trabajo detrás de cada página. Por eso los quiero. Porque cada uno me habla del esfuerzo del autor, de sus comeduras de cabeza y de su ilusión porque todo quede bien.

Por mi parte, tengo pendiente de reedición un libro que se editó en El Caso, Crímenes a la Española, con varios sucesos que fueron muy sonados en su día; en algún disco duro duermen tres novelas (por falta de tiempo para corregir, lo juro), y a medias está la historia de Matarratas y Cadáver aquella vez que salvaron al mundo.

Algún día. Cuando tenga tiempo ;)


Actualmente es Secretaria de la Asociación de Escritores de Madrid y presta servicios de gestión editorial a los asociados que lo desean.